¿Te has dado cuenta que en la vida existen “personas mágicas” con las que conectas casi al instante y que con el tiempo se convierten en grandes aliadas? 

Pues eso mismo pasa también con las marcas.

Por eso, antes de comenzar a planear cualquier estrategia de marketing o de dar cualquier paso debes definir los valores fundamentales de tu marca. 

Y con esto me refiero a saber cuál de todos los posibles valores que tienes son inamovibles, porque con ellos mostrarás al mundo quién eres y por qué te diferencias del resto. 

En el libro Craft beer brand guide: a step-by-step guide to branding your brewery. Tell your story and selling a helluva lot of beer de Isaac Arthur and Cody Fague existe todo un capítulo dedicado a los valores fundamentales, y aunque tu marca no tenga nada que ver con cerveza, estos 3 pasos te servirán para definir acertadamente los valores fundamentales de tu marca. 

1. Haz una lista con los valores de tu marca

No te afanes si al comienzo salen opciones demasiado generales porque puedes comenzar con 15 o 20 puntos que después definirás y descartarás hasta llegar a tus valores fundamentales. 

Lo que sí debes procurar es siempre poner valores que tu marca realmente posea.

Aquí te dejo algunos ejemplos:  

InnovaciónAutosuficiencia
InclusiónEquilibrio
ImplacabilidadColaboración
TradiciónAccesibilidad
TransparenciaSimplicidad
SaludHumildad
Coraje Irreverencia
Aventura Curiosidad

Puede que entre los valores que hayas escogido hayan alguno similares que puedas condensar en uno solo. 

Hazlo hasta que termines con 3 o 5 valores finales.

2. Analiza cada uno de tus valores

Cuando ya creas que tienes los valores que definen tu marca es momento de ponerlos a prueba. 

Para esto, hazte las siguientes preguntas: 

  • ¿Este valor guía las decisiones de tu negocio? ¿Influye en la manera en que te relacionas con tus clientes o en la forma en que te organizas? 
  • ¿Lo puedes escribir en piedra? ¿Este valor seguirá vigente sin importar las circunstancias por las que esté atravesando tu negocio? 
  • ¿Este valor es algo de lo que estás orgulloso? ¿Es algo que llevarías como un tatuaje sobre tu pecho o como una bandera en alto al hablar de lo que haces? 
  • ¿Ha sido una de las razones por las que has comenzado tu marca? 

Contestar estas preguntas sinceramente es importante porque así lograrás identificar si realmente estos valores son los pilares de tu marca. 

3. El por qué de tu marca 

El por qué es el motivo que hace que la gente conecte emocionalmente con tu marca y es por eso que tus valores fundamentales deben complementarse con un por qué bien establecido. 

Pero ojo, que esta parte puede ser un poco triquiñuela y debes estar muy pendiente de definir un por qué y no sólo quedarte en la superficie del qué y el cómo. 

Una forma fácil de identificarlos y de entender su diferencia es por medio del círculo de oro de Simon Sinek.

Derechos imagen: ondho.com

¿Qué haces

¿Cómo lo haces? 

¿Por qué haces lo que haces? 

Como ves, el por qué es el centro, lo que le da a tu marca una razón de ser, lo que le da su factor diferenciador frente a otras marcas que puedan tener un qué y un cómo similar. El por qué hace que tú seas tú.

Tal vez pienses que definir tus valores fundamentales no sea tan necesario o que lo puedes dejar para después, pero no, es una tarea que no puedes aplazar o pasar por alto, porque antes de comenzar siquiera plantear alguna acción para tu marca debes tener claro qué marca es la que vas a comunicar al mundo y cómo quieres ser recordado. 


Creado por: Paula Andrea Henao